miércoles, noviembre 7

la isla

La isla te devora, te hace cruzar golpeando cada recodo de las humedosas paredes de su tracto, aunque acolchonadas, suaves y amigas te esperan para comerte mejor.
La isla te hace ser parte de los brazos de sus ríos, con su afluentes y afluencias y ¡guarda con que crezca! porque así como te abraza te aprieta, la isla te aprieta y te exprime hasta la más acompasada congoja y espera superada a ver si te las llevás con el lugar. Sueña la isla comerciando días mientras cuenta pilotes, mientras cuenta palotes, uno a uno, y no se repiten. Un palote dos palotes que no son el mismo, tres palitos que flotan con las ganas de un delta parsimonioso cuyo mejor instrumento es embarullarte y hacer que te pienses uno con la isla. ¡Y cuánto te la creés!
La isla te come; deglutiéndote ríe satisfecha.
Ahora, entre nosotros, qué satisfecha un tanto mentirosa, si en cada bocado de cada pedacito del cuerpo alimento, cuerpo isla alimento; en cada sustantivo social, en cada indiviso hermano patrio, en el banquete de cada uno de ellos la isla piensa y no ríe tanto, porque la isla se atraca engullendo y pensando, y no riendo, si siempre está babeando por su próximo bocado.

2 comentarios:

  1. no se que será, pero siempre que imagino un "escenario" y lo relaciono con alguien, pienso que si te lo dieran a elegir, sería una isla, sin duda alguna.

    También me acordé del pacman
    y después me di cuenta que era el otro, el de de ese nene que tiraba cosas.

    periplos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tan tan tararatan tarantan tan! Periplo, el niño maravilloso!

      Eliminar

No te guardes tus ocurrencias!