domingo, octubre 14

abuelos y lentejas


La tana se mandó unas lentejas como las que hacía la abuela, como las que hacía la nona en esos días de invierno y mediodía, con el pancito caliente y algunos condimentos que habría que cortarle las manos o el pelo para que los desembuche. Luego no preguntamos más, creo que preferimos ese misterio de antaño. Lo preferimos y en buena fé; para que ahora, como veinte años después, podamos seguir saboreándola en recovecos y momentos inesperados, siempre bienvenidos.

1 comentario:

  1. La nonna Angiulina15 de octubre de 2012, 1:03

    piccolino, mangia che te fa bene!

    ResponderEliminar

No te guardes tus ocurrencias!